Lamaar, HedyBlog MarkCenter

Lamarr, Hedy (191?-2000).

Actriz e inventora norteamericana. Nació en Viena como Hedwig Eva Maria Kiesler en una familia judía de la alta burguesía austriaca, según unas fuentes en 1913, según otras en 1914 y según ella misma en 1915. Estudió en un internado suizo, además de ballet y música. De gran inteligencia, inició ingeniería, abandonada a finales de los años 20, cuando aún adolescente la descubrió el director teatral Max Reinhardt (1873-1943) con quien estudió en Berlín y quien la apodó “la mujer más bella de Europa”. En 1930, hizo su primera película (“Das Geld liegt auf der Straße”). En 1933, saltó a la fama con el film checo “Éxtasis”, al protagonizar el primer desnudo en una cinta comercial, así como la simulación de un orgasmo. Ese año, obligada por sus padres, se caso con Friedrich Mandl (1900-1977), influyente magnate armamentístico austriaco. Celoso, maníaco y profascista, la retiró del cine y compró todas las copias posibles del escandaloso film, teniéndola encerrada en su castillo de Salzburgo, reducida a mera anfitriona de reuniones sociales, en las que llegó a tratar a Mussolini y a Hitler, e incluso sometida a vejaciones sexuales. No obstante, Kiesler aprovechó para estudiar ingeniería y adquirir información sobre armamento y personas que, durante la IIª Guerra Mundial, haría llegar a las autoridades aliadas. En 1937, abandonó a su marido tras una rocambolesca fuga en la que drogó al mayordomo que la vigilaba y se disfrazó con sus ropas. Marchó a París, donde obtuvo el divorcio, y luego a Londres, pero acosada por sicarios de Mandl se trasladó a EE.UU. Allí fue protegida de Louis B. Mayer (1885-1957), productor de los estudios de Hollywood Metro Goldwin Mayer (MGM). Mayer acuñó para ella una nueva identidad artística con la que sería conocida desde entonces: Hedy Lamarr, inspirada en la actriz de cine mudo Barbara La Marr (antigua amante del productor). Su debut en el cine americano fue con “Algiers” (1938). Para MGM, protagonizó 17 películas, la última en 1945. En 1941, comenzó una relación amorosa con el compositor norteamericano George Antheil (1900-1959). Profundamente antinazis, colaboraron con el esfuerzo bélico a través de una patente (la nº 2.292.387), concedida en 1942 para un sistema de comunicaciones secreto destinado torpedos teledirigidos por radio e imposibles de detectar por el enemigo. Realmente, era una versión pionera del salto en frecuencia o sistema de espectro expandido, la tecnología base de los actuales “Wifi”, la telefonía “3G” o el “Bluetooth”. Consistía en dos tambores perforados y sincronizados (como en una pianola) para emitir 88 frecuencias (número de teclas del piano) que cambiaban aleatoriamente, lo que impedía su detección. Aunque no usado en la Guerra Mundial, sí lo fue en transistores diseñados por Sylvania Electronics (1957), en un sistema de boyas rastreadoras durante la Crisis de los Misiles (1962), en la Guerra de Vietnam (1964-1973) y en el sistema militar norteamericano de comunicaciones por satélite de los años 90. Pese a ello, sus autores no recibieron un centavo. Lamarr también ayudó en la venta de bonos de guerra con una estrategia por la que cualquiera que comprara 25000 $ recibiría un beso de la actriz. En una sola noche recaudó siete millones. Su mayor éxito cinematográfico fue  “Sansón y Dalila” (1949). A partir de entonces, su carrera decayó, siendo su último largo de 1958. En 1953, obtuvo la nacionalidad norteamericana. Retirada de la vida pública en los años 60, fue arrestada por hurtos en tiendas (1966 y 1991). En 1997, fue homenajeada por la Fundación Frontera Electrónica por su contribución a las telecomunicaciones. Casada y divorciada cinco veces más (ninguna con Antheil), falleció en Orlando (Florida).

Deja un comentario

MarkCenter. Todos los derechos reservados
© Copyright 2010

ATENCIÓN: Su navegador web (Internet Explorer 6) está obsoleto y tal vez provoque que algunos elementos no se muestren exactamente en su lugar.


Le recomendamos actualizar a un navegador más moderno como Firefox o Chrome.